Accueil / Traductions / Español / Escatología

Escatología

Henri Persoz

Traducción: Julian Mellado

 

 

He aquí un tema poco conocido para la mayoría de nuestros contemporáneos: escatología. Henri Persoz nos introduce en su origen

y significado.

 

Esta palabra, de origen griega, ya no dice nada a nuestros contemporáneos. Ha quedado reservada para los teólogos. Procede de la palabra « eschatos » que significa lo último, al final del mundo, lo que está más alejado de nosotros, incluso lo más remoto. Es empleada a menudo en el Nuevo Testamento, por ejemplo cuando Jesús recomienda (Lc 14,10) a los invitados de la cena de ocupar la última plaza, el eschaton. También es empleada cuando dice  que los primeros serán los últimos (Mt 19,30), es decir otra vez eschatoi,

aquellos que son apartados lo más lejos de nosotros.

En la época de Jesús, al igual que hoy, la clasificación de los hombres, los unos frente a los otros, era una forma de obsesión, que vemos incluso entre los discípulos. Hay que ser el primero en todo, en la escuela, en la carrera, en la empresa, en los sondeos, en la estima que uno reclama, en la llegada a la tumba, en el Reino de los cielos.

Jesús se opone a esa enfermedad de clasificación: los primeros, aunque estén al principio, estarán al final. Por ejemplo, cuenta la parábola llamada << los obreros de la undécima hora>>. En esa historia, los obreros son contratados desde la mañana y van a trabajar muy duro durante toda la jornada, mientras que otros, llegados más tarde, sólo son contratados en la undécima hora del día. En cambio a la hora de la paga, el maestro de obras llama a los últimos llegados ( eschatoi) en primer lugar y les paga con la misma cantidad que a los otros. Conmoción en los valores: la sabiduría que enseña Jesús se muestra a la inversa de lo que buscan los hombres. Ya no se trata de ser servido en primer lugar, sino de servir a los que han llegado los últimos, quizás aquellos que vinieron del otro extremo del mundo.

La palabra eschatos también es utilizada para hablar del último día, del fin, sobretodo en el evangelio de Juan. De ahí la palabra « escatología » que trata para los teólogos de los asuntos de los últimos días cuando aparezca el Hijo del hombre.

En el tiempo de Jesús, y ante el sufrimiento del pueblo, ocupado y oprimido desde hace tantos años, muchos judíos esperaban una liberación venida desde el cielo, un Mesías que expulsaría a los Romanos, y restablecería la paz para siempre y a Israel en sus derechos y su libertad. Podemos encontrar esa espera en los libros tardíos de la Biblia hebrea, por ejemplo en el libro de Daniel (12,2) que se expresa de esta manera : « Al final de los tiempos, tu pueblo será salvado. Todos los que se encuentren designados en el Libro de la vida, y muchos de los que duermen en el polvo de la tierra se despertarán, unos para la vida eterna, los otros para la humillación y el horror perpetuo. »

Después de la muerte de Jesús y con el apóstol Pablo, una rama importante del cristianismo, llamada la Gran Iglesia, asimiló ese Mesías esperado a Jesús mismo y, como había muerto y resucitado, se estableció la espera de su retorno inminente. Los evangelios sinópticos describen ese gran retorno del Hijo del hombre, las tribulaciones que le acompañaran y el juicio final que hará que los justos entren en el Reino de Dios. (Mt, 25; Mc, 13; Lc,21).

Pero el Mesías no volvía y los tiempos finales se hacían esperar. De hecho aún hoy, hay cristianos que lo están esperando y el Símbolo de los Apóstoles todavía en vigor en muchas iglesias, precisa que Jesús volverá a la tierra « para juzgar a los vivos y a los muertos ». Como si no hubiera ya suficientes vivos para juzgar e hiciera falta encima ¡a los muertos!

Para otros cristianos, esa espera << escatológica>> es entendida como una utopía, una aspiración a un mundo mejor que debe surgir del compromiso de los hombres que han comprendido que Dios no era un mago y que por lo tanto nada hará sin ellos. Jesús mostró el camino: servir en primer lugar a los últimos llegados en vez de servir a los primeros.

Pero también esos últimos días deberían ser los primeros. Hacer que se haga presente primordialmente el Hijo del hombre.

La escatología, es ahora, es una prioridad.

 

 

À propos Gilles

a été pasteur à Amsterdam et en Région parisienne. Il s’est toujours intéressé à la présence de l’Évangile aux marges de l’Église. Il anime depuis 17 ans le site Internet Protestants dans la ville.

Laisser une réponse

Votre adresse email ne sera pas publiéeLes champs requis sont surlignés *

*