Accueil / Traductions / Español / Hablar de la vida con Dios

Hablar de la vida con Dios

Mi analogía preferida es la de los caballos, que no pueden escapar de sus propios límites. No pueden entender el mundo si no es desde su punto de vista de caballos. No entenderán nunca lo que es una vida humana. De la misma manera, los hombres no pueden escapar de sus límites, y no entenderán nunca lo que es la vida de Dios. Siempre me he preguntando cómo es posible querer entender lo que esta más allá de nuestra comprensión y que persigamos a los que tienen una forma distinta de entender las cosas.

Lo único que podemos conocer es lo que para nosotros significa la vida con Dios. Pero sí se puede hablar de una experiencia humana porque está entre nuestros límites de conocimiento.

Cuando hablo de Dios, lo hago de lo que me lleva más allá de los límites de la Humanidad, de lo que me hace capaz de vivir, amar y ser. Cuando se pide al autor de la primera carta de Juan que defina a Dios, él contesta: « Dios es amor ». Puede interpretarse como que es el amor el que permite la vida. Antes de dar amor, hay que recibirlo. No se puede conservar el amor que se recibe. El amor que no se comparte, desaparece. El amor es un poder que nos une a lo que esta más allá de nosotros. El amor es una potencia que nos hace capaces de atravesar los límites de la Humanidad y llegar hasta lo Trancendente. El amor se manifiesta siempre en la preservación de la vida.

Quizás tengamos que dejar de hablar de amar o ser amado por Dios, ya que esas expresiones sugieren que Dios sea un Ser. Quizás tenemos que unir siempre nuestra experiencia del amor con la experiencia de Dios. Eso querría decir que la palabra « Dios » es una elaboración humana que sirve para caracterizar nuestra experiencia de la Trancendencia, y que nos llama a a profundizar en nuestra humanidad. Si Dios es el amor que hace vivir, el amor al prójimo nos ayuda para vivir nuestra Humanidad. Hay que llevar el asunto más allá de las barreras idiomáticas, y no hablar de Dios en sí mismo, sino de nuestra vida con Él y de su propia vida y enseñanzas: « Yo he venido para que tengan la vida, y para que la tengan en abundancia ». Jn 10,10.

Don

Pour faire un don, suivez ce lien

À propos Évangile et liberté

.Evangile-et-liberte@evangile-et-liberte.net'

Laisser un commentaire

Ce site utilise Akismet pour réduire les indésirables. En savoir plus sur comment les données de vos commentaires sont utilisées.